Categoría: Aspectos técnicos
14/04/2017

¿Cómo lograr que la compra de vivienda sea una buena inversión?

Compra de vivienda como buena inversión

Quizás tienes un dinero ahorrado y te estás planteando invertirlo. Pero ¿dónde? Invertir en vivienda es, en principio, una apuesta segura. Porque las modas son pasajeras y cambian con el tiempo, y porque en momentos de crisis podremos vernos obligados a abrocharnos el cinturón, pero siempre necesitaremos tener un lugar donde vivir. Por eso, de todos los sectores, el inmobiliario es uno de los que más frutos puede darnos. Aunque también es verdad que puede traernos más de un quebradero de cabeza si no meditamos bien nuestra inversión.

 Hay una serie de puntos sobre los cuales tendrás que reflexionar si decides invertir en la compra de una vivienda. No vale comprar cualquier vivienda, tienes que saber qué es lo que estás comprando, sus costes y sus potenciales beneficios. Tampoco deberías dejarte llevar por las gangas. Te contamos a continuación cuáles son los aspectos que debes tener en cuenta si quieres comprar una vivienda como inversión.

¿Qué tener en cuenta antes de comprar una vivienda como inversión?

Antes de comprar la vivienda analiza todos y cada uno de los siguientes puntos:

Precio y revalorización: atiende no solo al precio actual, sino también al precio de la zona y de los demás pisos de alrededor que tenga características similares. Una vivienda en una zona moderna o muy concurrida ganará más valor con el tiempo.

No gastes más de 40% del sueldo: vivir hipotecado es un tormento. Si tienes que pagar por la vivienda una cantidad superior al 40% del sueldo familiar, no te merece la pena.  

Hay diferentes tipos de hipoteca: estudia la hipoteca que te convenga más. No te conformes con lo primero que veas, estudia y analiza opciones. Recuerda que la variación de los tipos de interés es un factor clave a la hora de escoger hipoteca.

Ten en cuenta todos los impuestos que tendrás que pagar con tu compra del inmueble. El IVA, el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados y, si es vivienda de segunda mano, el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. Todos estos impuestos correrán a tu cargo como comprador.

Calcula otros gastos, como el pago de los recibos de la comunidad: si los gastos de comunidad son muy elevados, a la larga puede que no te compense en absoluto la inversión.

Las reformas que necesita la vivienda: si tendrás que gastar grandes sumas de dinero en arreglar el piso, mejor olvídate.

El vecindario es importante: a veces una vivienda es estupenda, pero si tus vecinos te harán la vida imposible, es preferible que ni te lo plantees.

Las comunicaciones: una zona dinámica y bien comunicada tendrá muchas más posibilidades de revalorización.

Analiza todos estos puntos cuando tengas prevista la compra de una vivienda como inversión. Y tampoco olvides reservar algo de dinero para gastos imprevistos.


Compartir