Categoría: Aspectos técnicos
07/03/2018

Ventajas de comprar una vivienda para alquilar frente a invertir en un fondo

comprar una vivienda para alquilar frente a invertir en un fondo

Comprar una vivienda para alquilar es una de las mejores opciones para rentabilizar tu dinero. Más del 80% del patrimonio de los españoles está ligado directamente a la vivienda y después de vivir una de las mayores burbujas inmobiliarias en las grandes ciudades ahora se vive una burbuja del alquiler. Plataformas de alquiler de pisos en periodos vacacionales hacen que el alquiler de viviendas esté en auge.

Razones para comprar una vivienda para alquilar

Adquieres un activo físico conocido

Las viviendas son un activo físico y conocido por todos. Un activo físico es aquel bien material que posee una persona o una entidad. No es necesario tener conocimientos financieros previos ni ser un especialista o dedicarse al negocio inmobiliario para comprar una casa y ponerla en alquiler. Lo único que hay que tener en cuenta a la hora de poner un precio al alquiler es la zona en la que se encuentra la vivienda con respecto a la ciudad en la que se encuentra, las características de la vivienda en comparación con otras de la zona, el tipo de personas que viven en esa zona, la renta media del alquiler de los últimos años y el precio medio del alquiler. Aunque puede parecer una lista larga de acciones, todas ellas son fáciles de comprender y pueden ser llevadas a cabo por cualquier persona sin grandes problemas.

En cambio invertir en un fondo es una tarea más complicada que requiere de ciertos conocimientos previos. No hay una lista de acciones que simplifique los pasos a seguir para invertir en un fondo, sino que se requiere tener conocimientos de gestión económica y administración de finanzas muy concretos y que dependen mucho del fondo en el que se quiera invertir. Para muchas personas el mundo de los fondos es un completo desconocido y no conviene invertir dinero en ecosistemas poco familiares. En la mayoría de las ocasiones se necesita ayuda externa para proceder con la inversión y se estarían realizando unas actividades monetarias que no controlamos directamente.

Es un activo tangible

Otra buena razón para comprar una vivienda para alquilar es que los pisos son un activo tangible. Un piso es algo que podrás tocar y disfrutar en periodos en los que no esté alquilado. Por otro lado, la inversión en fondos se basa en activos líquidos. Es decir, los fondos como activo líquido pueden transformarse en dinero en efectivo, sin llegar a ser nunca un bien material. Por su parte, una vivienda nos puede dar dinero en efectivo mientras la alquilamos, pero sigue siendo un bien material, una posesión de la que podemos disfrutar y decidir qué hacer con ella en un futuro lejano: optar por la venta, dejarla como herencia con el resto de nuestros bienes, etc.

Sufre poca volatilidad

El hecho de ser un activo tangible hace que sea poco volátil. Es decir, el precio de la vivienda puede fluctuar pero lo va a hacer de forma menos violenta que en el caso de los fondos de inversión. Los fondos de inversión, como ya hemos mencionado anteriormente, pueden convertirse en efectivo, pero dependiendo del momento en que lo necesitemos, es probable que el resultado sea insatisfactorio. Sin embargo, al alquilar una vivienda estaríamos percibiendo unos ingresos constantes. Tanto si decidiéramos disfrutar de nuestro bien para nosotros mismos, o seguir alquilándolo, nos aseguramos de tener en nuestra posesión algo material que no tiene por qué defraudarnos si quisiéramos venderlo, sin importar cuánto fluctúe el mercado. La vivienda ha estado transformándose en dinero en efectivo mientras la hemos tenido en alquiler, sin que eso afecte a nuestros ingresos por su alquiler o venta en un futuro potencial.

Es un ingreso pasivo

Por tener una vivienda en alquiler recibirás una renta recurrente cada mes sin necesidad de hacer nada. Por otro lado cuando inviertes tu dinero en un fondo de inversión este ingreso pasivo no existe y tendrás que estar al tanto de la evolución de tus activos por lo que no puedes despreocuparte. Esto es una forma más fácil de entender lo que hemos explicado en los párrafos anteriores: la vivienda, aparte de su propio valor material, nos produce unos ingresos mensuales sin que su valor como bien material decrezca. Por otra parte, los fondos no son bienes materiales que podamos disfrutar mientras los tenemos, y una vez nos decidimos a liquidarlos, su valor es el que es, y no habremos recibido ningún ingreso extra durante nuestro tiempo de inversión en ellos.

En resumen, aparte de ser una fuente de ingresos más segura y una forma más sencilla de percibir un dinero extra cada mes, el alquilar una vivienda es mucho más fácil de entender, y no tenemos por qué necesitar a alguien que nos lo gestione. Mientras tanto, invertir en un fondo normalmente requiere de la ayuda de un profesional que se dedique a ello, ya que el mercado es complicado de entender y al no ser un bien que poseemos materialmente, las gestiones financieras que derivan de ello resultan mucho más difícil de controlar.

Es por ello que si estás pesnando en comprar una vivienda para alquilarla, desde Realia queremos ayudarte. Disponemos de pisos en venta en el centro de Sabadell y en Palma de Mallorca. Casas adosadas en Tres Cantos o pisos en Alcalá de Henares entre otros muchos lugares. Entra en nuestra página web y comienza a invertir en vivienda.


Compartir