Categoría: Aspectos técnicos
12/07/2012

Trasteros: cómo aprovechar los espacios de tu casa



Tener o no tener un trastero a tu disposición para que puedas guardar todas aquellas cosas que no vas a utilizar de manera inmediata, puede marcar la diferencia a la hora de distribuir espacios en tu hogar. Si no sabes dónde puedes guardar durante el invierno toda la ropa de verano o las cosas que llevas cuando vas a la playa, es probable que debas plantearte adquirir uno. Esta será la solución más práctica para evitar tener que regalar lo que te sobra o incomodar a tu familia o amigos para que te hagan un hueco en sus casas.

Como ocurre en la mayoría de las viviendas, es probable que no dispongas de un lugar dentro de tu hogar que puedas utilizar como “almacén”. En este caso, lo más habitual es recurrir a un trastero que no necesariamente tiene que estar ubicado junto a tu casa.

Si has decidido comprarte uno, te aconsejamos que antes de dar el paso de adquirirlo, pienses qué características debe tener para que, no solo quedes plenamente satisfecho con tu compra, sino también para que no se convierta en un espacio desorganizado donde encontrar algo pase a ser una auténtica aventura.

Planificar

Es importante saber cuántos metros de trastero tenemos con el fin de hacer una adecuada distribución. Se trata de apurar al máximo las paredes para instalar estanterías o sistemas de almacenaje en altura que sean fácilmente alcanzables. Al colocar las estanterías debemos dejar una zona de paso holgada para que podamos entrar y salir con objetos voluminosos como bicicletas, tablas de surf, maletas, esquís, etc.

Tener una escalera en el trastero, nos ayudará a poder acceder a todos los rincones sin sufrir ningún percance. Además, instalar iluminación de bajo consumo, hará que además de tener una luz nada cegadora, no gastemos tanto si accidentalmente nos la dejamos encendida durante un tiempo prolongado.

En cuanto a los objetos que vamos a guardar en el interior del trastero es importante hacer una selección y clasificarlos por zonas.

Seguridad

La seguridad es un aspecto muy importante, ya que en algunas ocasiones se guardan objetivos de peso a gran altura. Hay que asegurar correctamente las estanterías o los muebles escogidos, tanto a la pared como al suelo, especialmente en caso de que exista desnivel.

A pesar de que los trasteros son zonas poco transitadas y suelen ser seguros, no está de más para que puedas quedarte tranquilo que incluyas una buena cerradura en la puerta y sistemas anti robo en objetos que para ti puedan tener valor.

Estacionalidad

Las piezas que empleamos solamente en determinadas temporadas del año deben almacenarse en cajas resistentes y, si es posible, transparentes para conocer su contenido en cualquier momento. Otra solución muy eficaz es etiquetarlas para facilitar una búsqueda posterior.

Por último

Una vez al año haz limpieza de tu trastero con el fin de deshacerte o vender las cosas que finalmente sabes que no vas a utilizar. A veces es complicado hacer una selección de lo que quieres o no tirar, así que, lo mejor para decidirte es preguntarte por qué lo has guardado. Si es porque en el futuro te podría servir y han pasado meses o años sin sacarlo de ahí, es probable que lo mejor sea que te deshagas de ello. En caso de que tenga un valor sentimental solo tú puedes conocer la importancia o la necesidad de seguir almacenándolo en tu trastero.

Como has visto, la mejor solución para tus problemas de espacio pasa por tener o no tener un trastero. ¿Te animas a tener uno?


Compartir