Categoría: Aspectos técnicos
10/08/2015

Renueva tu vivienda en verano



Si estás pensando en pintar las paredes de tu hogar, el verano es el mejor momento del año: estás más optimista, tienes más tiempo libre y hace una temperatura adecuada para que la pintura se seque en pocas horas.

Renueva la decoración de tu hogar con nuevas tonalidades y haz de éste un lugar único y agradable.

Antes de elegir el tono que bañará tus paredes, párate a pensar que los colores son un detalle importante y, sobre todo, aquellos que tendremos que ver cada día. El color es mucho más que un motivo decorativo, nos transmite sensaciones y potencia el espacio y las posibilidades del mobiliario.

Lo que buscamos para nuestro hogar es un perfecto equilibrio y tanto la tonalidad como el mobiliario forman un conjunto inseparable del resto de elementos que nos rodean.

Los colores no solo son la base para una bonita decoración de interiores. A través de ellos se puede expresar un sentimiento, un determinado clima en cada ambiente e influyen en nuestras actividades durante la permanencia en el hogar.

Últimas tendencias en colores interiores para el hogar:

En el mundo del color, cuatro son las gamas que más se llevan para decorar tu casa: los colores neutros, los naturales, los pasteles y los intensos.

  1. Colores neutros

Se caracterizan por su aportación de sensaciones como la relajación y la tranquilidad. Su extensa paleta de colores inspira elegancia y serenidad. Por ello, son perfectos para estancias como el salón al cual se le dará percepción de espacio. Y es que donde se desee crear un ambiente para el descanso no hay mejor elección que la de uno de estos tonos. Una de las ventajas es la gran variedad de combinaciones en cuanto a decoración de mobiliario y detalles que acompañarán a la tonalidad.

Uno de los consejos es definirse por los tonos claros como pueden ser los clásicos grises, el beige, el blanco roto o el arena que son los más utilizados, y así, poder dar el toque de color con lo que nos rodea.

  1. Colores pastel

Se trata de tonos que van mucho con el verano y las emociones: suaves y  cálidos con el objetivo de ser intimistas.

Al igual que el blanco, los colores pastel aportan iluminación, amplitud y limpieza.

En cualquiera de las salas de tu hogar puedes utilizar estos colores ya que pueden aportar un toque distinto en cada una de ellas y lo que mejor puede acompañarles son los muebles de madera decapada.

  1. Colores naturales

Estas tonalidades crean ambientes confortables y combinan tanto con estilos clásicos como con los más modernos y rústicos.

Tal vez puedan carecer de originalidad, pero si se teme a los resultados que daría otro color, las tonalidades naturales son la elección indicada.

Un universo muy amplio y lleno de matices.

  1. Colores intensos y vibrantes

Si eres atrevido y te gusta arriesgar, esta es tu opción. Azules, verdes, rosas, morados, amarillos, naranjas…, colores que aportan alegría.

Son tonalidades que por su intensidad no son indicados para toda la casa pero son perfectas para estancias, paredes únicas o zonas determinadas que, combinadas con tonos suaves, darán un resultado envidiable. Una idea es pintar un cabecero o por ejemplo algún elemento que resalte en una esquina.

Y para evitar crear un ambiente que dé aspecto de poco espacio y apagado, recuerda que el color predominante debe ser el claro siempre.

Vive el verano y crea conjuntos armónicos en tu hogar!


Compartir