Categoría: Aspectos técnicos
22/08/2012

Prepara tu casa para recibir a tu bebé

Prepara tu casa para recibir a tu bebé

Cuando llega un nuevo miembro a la familia siempre es necesario hacer cambios importantes en el hogar, especialmente si se trata de un bebé. Por eso, preparar las cosas con antelación es fundamental para evitar estrés y complicaciones después de volver a casa tras el parto. Recuerda que los primeros días pueden ser un tanto caóticos, pues la madre debe también recuperarse físicamente los recién nacidos requieren de atención constante. En caso de ser el primer hijo, tener todo preparado contribuirá de forma notable a que puedas disfrutar de los primeros días de vida de tu pequeño.

El aumento de la media de edad de los padres primerizos en comparación con décadas anteriores indica, en la mayoría de los casos, que la decisión de tener un hijo se ha tomado de forma meditada y deseada. Esto es algo muy positivo ya que nos ayudará a asimilar todos esos cambios que, no solo afectará a la vida de pareja, sino también a nuestro hogar. Desde el baño hasta la cocina, pasando por las habitaciones… todo tendrá que ser transformado en mayor o menor medida.

Si te vas estrenar como madre o padre, te ofrecemos una serie de consejos para que no se te olvide nada a la hora de adaptar tu casa a tu bebé.

  • Su habitación: esta es, probablemente, la misión más complicada. En cualquier caso, la adaptación dependerá de qué tipo de mobiliario tiene el cuarto. Si estaba vacío o te quieres desprender de los muebles que ya tienes porque no son adecuados para un bebé partirás de cero y las cosas serán mucho más fáciles. ¡Todo nuevo! Tener listo el armario y la cuna es la parte básica pero si quieres hacer una compra más duradera, también puedes adquirir una cama normal a la que únicamente tendrás que añadir un protector para evitar caídas hasta que sea un poco más mayor.

Tampoco te debes olvidar de la iluminación y el color del cuarto y el de sus accesorios. En el primer caso es recomendable tener una lámpara de pie desde donde puedas regular la potencia de la luz. Así crearás un ambiente agradable para que tu bebé duerma tranquilamente. Sobre el color, dependerá de ti y de tus gustos, pero lo mejor es recurrir a tonos pasteles porque darán calidez al ambiente.

Anota incluir un cambiador. Esto lo puedes comprar como mueble independiente pero si prefieres aprovechar espacios, puedes comprar solo el colconchillo y colocarlo sobre la cómoda donde guardarás su ropita. Perchas minis, un lugar para guardar juguetes… los pequeños detalles los escoges solo tú.

  • Tu habitación: el nivel de transformación dependerá de ti y de tu pareja, pero vuestro cuarto también será abordado por el recién nacido. Lo más habitual durante las primeras semanas es que la cuna se ubique en la habitación de los padres. Si es grande no habrá ningún problema, pero si no lo es, las minicunas pueden contribuir a alterar lo menos posible la distribución de la estancia. Tan solo las usarás unas semanas o meses, pero si tienes pensado tener más hijos, acabará por convertirse en una buena inversión.

Cuando ya pases al niño o niña a su propia habitación, deja un hueco en tu mesita para lo interfonos. Es la mejor forma de saber si necesita algo durante la noche.

  • Cocina: la cocina acabará llena de biberones y leches maternas si es que se opta o no se puede dar el pecho. Para ganar en comodidad, te recomendamos que incluyas en tu lista un contenedor de pañales. Son higiénicos, evitan olores y te ahorrarás un montón de viajes al contendor de la basura.
  • El baño: esta es otra de las estancias principales que mayor organización va a requerir. Si tienes la suerte de tener un baño grande o más de uno, no tendrás problemas; en cambio, si es demasiado pequeño, tendrás que encontrar la forma de incluir al menos la bañera. En caso de que te lo puedas permitir, lo más aconsejable es que utilices un cambiador adaptable a la bañera para que lo puedas colocar a tu altura y no padecer problemas de espalda. Además, es lo más práctico para secar y vestir a tu bebé, especialmente durante los primeros días.

No olvides liberar varias baldas porque los pañales, toallitas, sueros o cremas invadirán esta parte de tu hogar.

  • El salón: es probable que sea aquí donde pases la mayor parte del tiempo, así que, para ganar en rapidez y comodidad, busca un lugar para instalar todo lo que necesites para cambiar a tu bebé. Puedes retirar o apartar la mesa de centro de salón, de esta manera ganarás espacio y podrás moverte más cómodamente o colocar hamacas, columpios, parques y andadores.
  • Búsqueda de espacios: quizá es tiempo de que pienses en buscar un trastero si es que no lo tienes aún, sobre todo porque igual tienes que deshacerte de algunas cosas para dar cabida a los objetos de tu bebé. ¿Has pensado dónde ubicarás las piezas modulares del carrito de paseo (chasis, capazo, silla para el coche y asiento para la silla de paseo)? Es importante tenerlo en cuenta ya que, aunque muchas partes sean plegables, necesitan un hueco donde no entorpezcan el paso.

Estos son consejos que te servirán únicamente para los primeros meses de vida de tu bebé ya que, a medida que vaya creciendo, deberás ir adaptando cada espacio de tu casa. Pero eso será más adelante porque ahora solo ¡te tienes que preocupar por disfrutar de esas pequeñas cosas que van llegando cada día!


Compartir