Categoría: Aspectos técnicos
17/01/2017

Dinos cómo es tu casa y te diremos cómo ahorrar en calefacción



Consejos para ahorrar en calefacción

Cuando llega el frío, el plan de pasar el fin de semana en el sofá, viendo una película y disfrutando del calor de tu casa se convierte en uno de los preferidos por los españoles. Sin embargo, la sorpresa llega en la factura de la luz o el gas, cuando vemos esas cifras que nos hacen pensar que debemos intentar gastar menos en calefacción ¿Cómo lograrlo siendo más eficientes?  Te mostramos una serie de consejos para ahorrar en calefacción, en relación con el tipo de vivienda que quieras calentar.

El ahorro en calefacción según el tipo de vivienda

Has de tener presente que no es lo mismo tener que calentar un piso de pequeñas dimensiones en el casco urbano que una casa en la montaña o el campo. En estos casos, entran en juego muchos aspectos relativos a cómo ha sido construida la vivienda. Así, en una casa, el tipo de aislamiento o la altura a la que se encuentran los techos es diferente a lo que verás en un piso.

Por ello, en primer lugar, hemos de preguntarnos qué tipo de vivienda nos disponemos a calentar, para elegir la calefacción más apropiada.

También tendremos en cuenta, a la hora de tomar esta decisión, las características climatológicas que rodean a la vivienda.

En relación a este último aspecto, si la persona está viviendo en un lugar en el que las temperaturas son muy bajas o se trata de una friolera, lo mejor será que opte por una calefacción radiante o el gas. Por el contrario, si se trata de un clima más templado, la calefacción eléctrica será más que suficiente. Por último, si la vivienda se caracteriza por estar situada en una zona con un clima cálido, con la simple instalación de una bomba de calor, que disponga de tecnología inverter, será más que suficiente. Este tipo de bombas, además, es muy fácil de instalar y da también aire fresco en verano.

Los consejos para ahorrar en calefacción en un piso o una casa

Las opciones en un piso van desde la calefacción al gas, pasando por los radiadores eléctricos (consumen mucha electricidad) y el calor radiante. Este último tipo consiste en una calefacción que se encuentra debajo de los suelos, en la pared o en los techos, donde se encuentran unas tuberías que llevan agua caliente e irradian calor. En el caso de vivir en una casa, puedes optar por una bomba de calor geotérmica, a través de la que se produce un aprovechamiento del calor que proporciona la tierra. Otra opción es la biomasa, por medio de la cual se mima el medio ambiente, ya que se usan para la combustión, ya sea de una estufa o caldera, residuos que son orgánicos. En este último caso, se pueden ahorrar hasta 600 euros cada año.

Para ahorrar en calefacción, también existen otros consejos, que te ayudarán a  tener un buen aislamiento, como por ejemplo mantener la temperatura constante, no calentar de golpe, revisar la pérdida de calor por las rendijas de las ventanas, o asegurarte de un buen aislamiento de las mismas.


Compartir