Categoría: Aspectos técnicos
18/09/2017

Confort en el hogar: ¡no te olvides de las ventanas!

 Confort en el hogar

Cuando en Realia hablamos de las características imprescindibles que debe tener nuestra casa, irremediablemente hay dos palabras que van unidas: hogar y calidad. Para tener un buen hogar, en muchos aspectos, debes tener claro que los materiales, acabados y cualquier elemento que se emplee debe llevar impreso el sello de calidad. Y no solo hablamos de una gran cama, un cómodo sofá en el que ver la mejor tele o una decoración exquisita. Hay un punto a tener en cuenta y que te permitirá ahorrar mucho dinero en tu vida diaria.

Te estamos hablando del aislamiento ideal para tu casa, tanto en cuestiones acústicas como energéticas, y eso se consigue con unas ventanas de la mejor calidad. A través de ellas se logra crear un buen ambiente en casa, aprovechar al máximo la temperatura que programas tanto en aire acondicionado como en calefacción, protegerte del ruido y la polución de la calle a la par que iluminas y ventilas cualquier estancia.

La importancia de un buen aislamiento en casa

Se estima que un mal aislamiento genera unas pérdidas que rozan el 13% en viviendas unifamiliares, cifra que puede aumentar hasta un alarmante 23 % en el caso de bloques de pisos. Demasiados recursos, energía y dinero que se escapan por la ventana, nunca mejor dicho. La mala colocación, la baja calidad de los materiales o un fallo en la construcción hacen de las ventanas un punto débil que acarrea consecuencias.

Las matemáticas en estos casos no fallan, a menor eficiencia de las ventanas mayor gasto. Si nuestras ventanas dejan escabullirse el aire acondicionado o la calefacción regularemos los aparatos mal, lo que nos llevará a un mayor consumo innecesario y a unas facturas cuanto menos preocupantes. Por la parte acústica, un mal descanso nocturno o pasarse el día escuchando ruidos, gritos, tráfico y molestias varias puede convertir tu rato en casa en una pesadilla.

Cómo deben ser las ventanas de calidad en tu hogar

En primer lugar, debes tener claro que es de vital importancia la calidad de los materiales con los que están fabricadas las ventanas. Y no solo los cristales, que también, sino que, todos los elementos que la conforman deben ser excelentes. Las juntas, el marco, la persiana, los herrajes... Si falla uno, todos los demás no cumplirán bien su función.

Si hablamos de vidrios, la orientación que tenga tu casa influye en el tipo de cristal. Si tiene luz directa, si por el contrario son pocas horas al día y con radiación solar mínima o la estación del año, son factores a tener en cuenta.

Por lo tanto no olvides la premisa más importante: en el hogar, calidad.

 


Compartir