Categoría: Mi Experiencia Realia
18/04/2018

#MiExperienciaRealia: Cómo organizar tu mudanza

Cómo organizar tu mudanza

Seguro que has soñado infinidad de veces con cambiar de vivienda ¿verdad? Pero en cuanto piensas en cómo organizar la mudanza, si tendrás o no el tiempo suficiente… ¡vaya! La cosa se complica. A mí me ha pasado hace poco, así que conozco bien esa sensación.

Me llamo Clara y estoy en un punto de mi vida en el que necesito trasladarme de vivienda. Vivo con mi marido, Nacho, y con mis dos niños de 2 y 5 años. Además, estamos esperando a nuestro tercer hijo que nacerá dentro de dos o tres meses, por lo que mi marido y yo nos estamos planteando buscar una vivienda más amplia.

Una de las cosas que más dificultad me suponen, es el momento de organizar la mudanza. Así que, lo primero que he hecho una vez hemos tomado la decisión de buscar una casa ha sido investigar sobre empresas de mudanzas que cumplan con los requisitos que necesito. Además, me he dejado aconsejar (y es que, la experiencia es un grado) por Sandra, una compañera de trabajo en la Universidad que se ha mudado hace unos meses: me ha dado una serie de consejos que seguro me serán de gran ayuda, así que he decidido compartirlos con vosotros, ¡ahí van!

Cómo organizar una mudanza con éxito:

1. Dividir por habitaciones:

Con el objetivo de hacer más fácil el trabajo de la empresa que organiza la mudanza, un buen truco es dividir las cajas por estancias. Un grupo para el salón, otro para la cocina, uno para cada dormitorio y, por último, el de los baños.

2. Hacer limpieza (deshacernos de lo innecesario)

Todos tenemos la casa repleta de cosas que ya no usamos, así que el momento de organizar la mudanza es el idóneo para desechar aquello que no necesitamos. Podemos preparar una recogida con el servicio de limpieza del ayuntamiento, organizar un rastrillo de segunda mano o donar aquello que no llevemos a la nueva vivienda.

3. Los textiles, mejor en bolsas.

Todos asociamos la mudanza a cajas de cartón. Pero estas ocupan demasiado espacio. Por ello la ropa, edredones, mantas, etc, podrán trasladarse sin riesgo alguno en bolsas resistentes. Estas serán más fáciles de colocar, ya que pueden acomodarse en cualquier hueco libre del camión de mudanzas.

4. Escribe el contenido de las cajas. De todas ellas.

Lo habitual es que no abras todas las cajas el día que llegas a tu nueva vivienda, sino que vayas abriéndolas poco a poco a medida que necesitas su contenido. Escribir de manera visible el contenido de cada caja ayudará a que abras directamente la que necesitas, sin perder tiempo ni alterar el orden.

5. Muebles: no escatimes en protección:

Soy una apasionada de los viajes y, en ellos, suelo adquirir piezas únicas para decorar rincones de mi vivienda. Así que para evitar cualquier desperfecto, lo ideal es cubrir cada mueble con papel de burbujas y una tela gruesa. No está de más reforzar las esquinas con doble ración de papel de burbujas.

6. El resto, en cajas y envuelto individualmente:

Y, por último, el resto de elementos. Vajillas, adornos… Todo aquello que sea susceptible de dañarse deberá envolverse en papel grueso antigolpes o el recurrente papel de burbujas. Una vez nos aseguremos que esté bien protegido, lo organizaremos cuidadosamente en cajas de cartón resistente.

Tip: Intenta que las cajas de cartón vayan llenas. No dejes espacios que hagan que los elementos puedan golpearse entre sí durante el transporte. También puedes completar el espacio sobrante de la caja con papel de periódico, así no habrá espacio para golpes.

Así, con la preocupación de la mudanza casi solventada, ya podré centrarme en comprar una  vivienda en Madrid más amplia y con zonas comunes para los más pequeños (y para mí, la verdad, ya que me encantan las piscinas). Tras comprobar que el precio de las viviendas seguía siendo razonable, me centré en viviendas de Alcalá de Henares que contaran con accesos a parques, colegios y supermercados y que gozaran de buenas calidades. No tardé en encontrar la ideal. Pero esto es algo que contaré más adelante si mi marido y yo nos decidimos por ella. Por ahora, voy a dedicarme a soñar un poco con la decoración, otra de mis pasiones (a parte de viajar) ¡Os iré contando!


Compartir